Gilles Deleuze, Pintura. El concepto de diagrama. Parte 1. La pintura y la lógica del diagrama. Clase 3 (28/04/1981). Los cinco caracteres del diagrama.

  “Si no hay en el cuadro una especie de rebelión de la mano en relación al ojo, es que el cuadro no es bueno.” (Deleuze 2007: 95) 

 

En esta clase Deleuze busca elaborar un concepto filosófico de diagrama o un concepto lógico de diagrama. Asume que en un cuadro hay actualmente o virtualmente un diagrama y en él ve cinco caracteres.

  1. Primer carácter: “El diagrama sería la necesaria puesta en relación de estas dos ideas (…) la de caos y la de germen.” (Deleuze 2007: 90)

 

En la pintura hay necesariamente caos. Este primer carácter es un caos-germen y la relación necesaria entre los dos. Como veíamos desde la primera clase, ¿qué quiere decir esto? La pintura debe ser un caos pero de la cual algo salga. Este es su primer carácter. Deleuze recuerda el título de un libro de Jean Granier pero solo por su título: Un abismo ordenado.[1] Algo parecido encuentra Deleuze en la pintura. “De cierta manera, una pintura que no comprende su propio abismo, que no comprende un abismo, que no pasa por un abismo, que no instaura sobre la tela un abismo, no es una pintura.” (Deleuze 2007: 91)  Este orden del abismo alude a que del abismo debe salir algo, no puede ser solo caos, por ello caos-germen.

  1. Segundo carácter: “(…) si el caos-germen era el diagrama en el orden de la pintura, su carácter es esencialmente, fundamentalmente manual.” (Deleuze 2007: 91)

 

Punto de partida: solo una mano desencadenada puede trazarlo. “¿Qué quiere decir una mano desencadenada? (…) cuál es la cadena de la mano. La cadena de la mano, en cuanto a la pintura, es evidentemente el ojo. En tanto que la mano sigue al ojo, puedo decir que está encadenada.” (Deleuze 2007: 91) La mano desencadenada es la que se libera de la subordinación de lo visual (¿por ende se libera del sentido común, del cliché?).

Deleuze pasa a preguntarnos si la pintura es un arte visual o un arte manual. Si respondemos que son las dos, dice, no avanzamos. Él ha declarado que es  fundamentalmente manual. Y más precisamente si hemos visto que el caos existe en la pintura, ese caos es esencialmente manual, como acto de instauración de la pintura, como presencia. Aquí la mano ya no se guía por datos visuales. Según Deleuze es por eso que es caos = más allá del orden visual.

Recapitulación: el diagrama sería la acción manual y de una mano liberada del ojo. Se trata de la potencia de la mano del pintor. Tal vez lo que hay son reglas manuales, vectores manuales. “Hacer sin ver. Liberación de la mano. El diagrama es manual. (…) Es la revuelta de la mano. (…) La mano ya tuvo bastante de seguir al ojo. (…) la mano (…) va a imponerse al ojo, va a violentarlo.” (Deleuze 2007: 93)

Ahora, la pintura se puede definir de dos maneras: 1. La pintura es el sistema línea/color, o 2. El sistema trazo/mancha. El primer sistema tiene una connotación con lo visual; el segundo lo tiene con lo manual = el “manchismo”.[2]

¿Qué implica (o ha implicado) un verdadero agenciamiento en pintura? Implica una tela, un caballete, colores, pinceles. Deleuze pasa a recordar una antigua metáfora de la pintura como ventana (de lo real), y en concreto de la tela sobre el caballete como ventana.[3] Aquí conviene distinguir entre aquellos pintores que pintan sobre caballete y los que no. Ejemplo paradójico: Mondrian, pinta sobre caballete pero no puede ser considerado un pintor de caballete, asociado normalmente con el pintor de retratos o paisajes. En Mondrian, como en Pollock, más adelante, la tela ya no funciona en absoluto como ventana.

Si Deleuze anda buscando esclarecer esta distinción entre lo visual (el ojo) y lo manual (la mano) cree que lo propio del arte visual es la correlación caballete / pincel. Ahora se pregunta: “¿cuál puede ser la otra pareja, fuera del caballete?” (Deleuze 2007: 96) La pareja fuera del caballete y relacionada con lo manual es la pareja trazo /mancha. Deleuze recuerda que pintura se dice en alemán: malerei, que viene del latín macula = la mancha, de donde el pintor sería “el manchista” nuevamente aludiendo a la realidad manual de la pintura. 

Resumen: “El diagrama es un conjunto de trazos/manchas y ya no línea/color. Es un conjunto trazos/manchas, y ese conjunto es un conjunto manual. El primer carácter del diagrama era simplemente caos-germen.” (Deleuze 2007: 98)

  1. Tercer  carácter: Ahora exploraremos por encima del diagrama como trazos/manchas verlo por otro lado: en relación a lo que está llamado a salir: ese algo que sale del diagrama.

 

En primer lugar sale del diagrama son los colores pictóricos y las líneas pictóricas. Nuevamente: qué es el diagrama = el gris, los dos grises, el doble gris. Estructura: del gris blanco/negro va a salir la gama de colores. Del gris verde/rojo va a salir la gama de colores. Del diagrama la doble gama pictórica luz/color. Pero no se trata aún de un color. Por tanto, hace falta que algo salga de allí. Recordemos que el diagrama es indesligable de su antes y de su después. El antes relacionado con la catástrofe o caos; el después relacionado con lo que sale, la pintura misma.

“El trazo/mancha como unidad pictórica manual va a implicar la catástrofe visual de tal manera que salga ¿qué? (…) «el tercer ojo» (…) [que] sale de la mano, sale del diagrama, del diagrama manual.” (Deleuze 2007: 100) Esto del «tercer ojo» no lo explica Deleuze pero podemos suponer que es un ojo que sale de la revuelta de la mano. 

  1. Cuarto carácter: “¿cuál es la función del diagrama? En relación a su antes (…) es justamente deshacer las semejanzas.” (Deleuze 2007: 100)

 

Punto de partida. Un refrito: jamás ha habido pintura figurativa. Justamente el diagrama busca deshacer semejanzas y esto es propio del acto de pintar (cf. las pinturas de Bacon). Al deshacer la semejanza hacen surgir la imagen. La lógica es la siguiente: “(…) deshacer la representación para hacer surgir la presencia. La representación es el antes, el antes de pintar; la presencia es lo que sale del diagrama. (…) lo que surge, lo que sale aquí del diagrama es la imagen sin semejanza.” (Deleuze 2007: 100)

Uno puede pensar que esta imagen sin semejanza a la cual está aludiendo Deleuze es justamente lo que puede hacer la pintura: pintar el mundo antes del mundo, el mundo previo a la representación, tal vez; pero tal vez es el mundo o la imagen libre de semejanza, libre de lo visual (por ello lo manual) pues se ha logrado una conexión con la experiencia fuera del sentido común y cognitivo.

Volviendo: ¿A qué llamamos «imagen sin semejanza»? Aquello que llamamos «ícono». El ícono no viene a ser, justamente, representación, es la presencia. Y sin embargo es imagen. Recapitulación de lo dicho.- Deleuze ha estado proponiendo distinguir tres cosas: los datos, la posibilidad de hecho y el hecho. “(…) se trata de deshacer los datos visuales a través del diagrama que instaura una posibilidad de hecho. No es un dato, el hecho es algo a producir. Y lo que es producido es el hecho pictórico (…) el conjunto de las líneas y los colores, el nuevo ojo. Ha sido preciso pasar por la catástrofe manual del diagrama para producir el hecho pictórico, es decir, para producir el tercer ojo.” (Deleuze 2007: 102)

  1. Quinto y último carácter: el diagrama debe estar. Puede que sea virtual o estar recubierto, pero está ahí.

 

El cuadro debe ser testimonio de este atravesamiento por el abismo, por ende es un abismo ordenado. Deleuze está pensando el cuadro no como una realidad espacial sino que lo vive temporalmente. Me parece que alude con la temporalidad a lo visto desde el inicio caos-germen algo tiene que pasar, algo tiene que salir: en una palabra, al proceso de la pintura. Nuevamente está hablando de esta especie de síntesis de tiempo propia de la pintura: el antes, el diagrama y el después. No es uno ni tres tiempos; es el proceso. ¿Cuáles son los peligros?

Deleuze recapitula sobre los peligros. El que el diagrama lo tome todo, que mezcle todo, que del caos nada salga, etc. Recordemos a Klee: si el punto gris ocupa todo, el huevo está muerto. Hay pinturas que parecen un caos (Bacon dice eso de Pollock) y efectivamente hay pinturas que se han quedado en el caos, que no han logrado salir de ahí. Por otro lado hay pinturas en que el exceso de colores hacen que todo sea gris. Lo interesante es lo que roza el peligro pero sale de él. Ejemplo de categoría estética: el expresionismo abstracto americano de los 60´s. Para Deleuze ellos rozan el caos, salen del peligro. El diagrama roza el caos pero sale algo producido de manera fantástica. La tendencia del expresionismo abstracto: aproximar al máximo el diagrama al caos. Peligro por exceso.

Segundo peligro, ya no por exceso sino por defecto. El minimalismo. Cuando el diagrama se reduce al mínimo tiende a identificarse con un orden pictórico. Se tiende a reducir el diagrama, a reemplazarlo, a sustituirlo por una especie de código (algo que vimos al final de la clase pasada). Entonces, tenemos una tensión diagrama/código. Un código puede querer decir algo grotesco si busco los cuadros fracasados. “En los malos abstractos hay cuadros asquerosos.” (Deleuze 2007: 106) en los malos abstractos el diagrama es reemplazado por un código. Cuando la tela no hace más que aplicar un código exterior. Fin de la clase.


[1] Recuerdo una expresión muy parecida que utiliza su tocayo Gilles Lipovetsky para hablar de la pintura moderna como “caos organizado”.

[2] Cf. Deleuze 2007: 93-94.

[3] Para ello recodemos los famosos cuadros de René Magritte: La condición humana y Los paseos de Euclides.

5 comentarios to “Gilles Deleuze, Pintura. El concepto de diagrama. Parte 1. La pintura y la lógica del diagrama. Clase 3 (28/04/1981). Los cinco caracteres del diagrama.”

  1. Amigos de agenciamiento el pulpo, me parece muy interesante los temas que plantean aunque para ser sincera me he sentido lejana de su lenguaje. Y me pregunto como es que se puede dar el encuentro entre curiosos como yo y esta u otras filosofias llenas de potencia si no se entiende o uno se tiene que esforzar de mas para encontrarle el sentido a las palabras en conjunto;es la filosofía la que tiene que ser capaz de contagiar su propio movimiento, hacer que las ideas y las mentes se muevan, o son los filosofos con su lenguaje los que producen este movimiento?
    Si me permiten con sinceridad y la mejor onda, por momentos me parecen textos de filosofos para filosofos y no para profanos como yo y seguramente muchos otros.

    • sebastianlm Says:

      Estimada amiga, la filosofía ha de ser necesariamente dirigida a los no filósofos. Tienes toda la razón, pero creo que el objetivo central de estas primeras publicaciones (sobre todo las que dicen “publicación periódica de resumenes”) están destinadas simplemente a compartir un trabajo que ya hemos hecho. Los textos no son de divulgación, pues esto que ves aquí es fruto de un trabajo interno hecho por filósofos, para filósofos.
      Creo que el objetivo inicial es más modesto: quien quiera o necesite echarle una mirada a estos textos duros de roer es bienvenido a servirse de estos trabajos.
      Gracias por tu comentario. Sigue leyéndonos.

  2. Hola Sebastián. Estoy en este momento estudiando este libro e Deleuze, y me ha parecido tan claro, tan bello y esclarecedor. Mi trabajo es la pintura, y he experimentado el proceso creativo tal cuál lo describe el autor.
    Sin embargo, y aún después de leer con atención a Pierce sigo sin entender porqué ha nombrado diagrama al momento de la lucha con el cliché. Entiendo que el diagrama es el signo que representa por analogía de relaciones, pero vos creés que con esto Deleuze está ubicando a la pintura como signo en esa clasificación?
    sería interesante discutirlo.
    Saludos!
    Irene

    • Alejandro León Cannock Says:

      Hola Irene, disculpa que no te hayamos respondido antes, pero hemos estado con algunos problemas de coordinación y de actualización del blog en las últimas semanas. Personalmente, no me siento capaz de darte ahora una respuesta (hace un buen tiempo que no leo las clases de Deleuze sobre pintura). Pero apenas tengo algo en mente te escribo.

      Cuéntame, ¿cómo llegaste a Deleuze? Sé que en Argentina se lee mucho, ¿es algo que está “en el aire”, que todos conocen? Te lo pregunto porque acá en Perú es un autor aún bastante marginal. Yo hice mi tesis de mi maestría en filosofía sobre qué significa pensar para Deleuze y creo que fue la primera tesis sobre este filósofo en todo el Perú…

      Mantengámonos en contacto. Saludos, Alejandro.

  3. ME ENCANTA EL LIBRO .. SOBRE TODO CUANDO COMIENZA A HACER ANALISIS SOBRE LA PINTURA DE CEZANNE
    ESTA BUENISIMO EL BLOG LASTIMA NO SE LO PUEDA COMPARTIR EN FACE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: